martes, 2 de julio de 2013

Sitios Históricos del Municipio Girardot

Las Cadenad del Socorro



"En el lado derecho de la carretera, aproximadamente a 9 kilómetros antes de llegar a El Baúl, hay dos enormes cadenas de más de 100 metros de largo cada una, que atraen la atención y despiertan la curiosidad de quienes transitan por estas tierras llaneras. Sobre el origen de estas cadenas se escuchan diversas leyendas... pero dicen igualmente esas leyendas que quienes saben la verdad sobre las cadenas no la pueden contar porque les cae la "Maldición de las Ánimas de las Cadenas" con todo su peso y vivirán la Eternidad encadenados con grillos en los pies... ¡¡¡Cuidado!!!
Las misteriosas cadenas se encuentran exactamente en el hato El Socorro, a 25 metros del borde de la carretera que va de la población de Tinaco hasta El Baúl, en el estado Cojedes.

"Cuenta la leyenda que una expedición de los conquistadores españoles por el año 1740 encontró en los cerros de esa región un inmenso cajón de madera con dos cadenas colosales. Los conquistadores pernoctaron una noche guarnecidos dentro del cajón y con las bestias amarradas a las cadenas. Al día siguiente continuaron la marcha y llegaron a la confluencia de dos ríos donde había una importante comunidad indígena. Allí se quedó un sacerdote con algunos españoles y el resto continuó hacia el sur. El sacerdote fundó un pueblo católico y para construir las primeras casas utilizaron la madera de aquel gran cajón o baúl que estaba con las dos cadenas. El nuevo pueblo se denominó "La Misión de San Miguel del Baúl" y con el transcurrir del tiempo el nombre quedó reducido a "El Baúl" solamente... Hoy en dia sólo quedan las dos cadenas y esta leyenda que forma parte del folclore llanero".



 LA CASA DE ALTO





Dicha Casa sirvió de residencia para hospedar al General Antonio Guzmán Blanco quien pasó por El Baúl en la Campaña de Apure.
Finalizando el Siglo XIX la vivienda fue vendida a Don Luís Sosa, comerciante de El Baúl, quien por razones de índole familiar, luego de vivir muchos años en ella, la vende a Don José de Jesús Salazar Olivo, comerciante y maestro de la localidad, amante de los ideales de Guzmán Blanco.
Para 1930 el inmueble fue adquirido por Don Alonso Tosta, rico comerciante de Villa de Cura, quien puso allá su negocio con botica anexa.
En esta Casa de Alto se celebraban grandes fiestas y saraos durante los primeros años del siglo pasado.
En 1950 cuando muere Don Alonso Tosta la casa vuelve a ser propiedad de la familia Iturriza al ser adquirida por Don Ladislao Iturriza Guillén quien la compra y la reconstruye.
Posteriormente fue adquirida por el Dr. A. Piegard y luego éste la vende al Dr. Iturriza Sotillo (hijo de Ladislao Iturriza) quien hizo donación del Inmueble al Gobierno del Estado Cojedes. En la actualidad esta vieja Casona, que identifica a los bauleños, se encuentra en deplorable estado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada